"No pidas una vida fácil. Pide ser una persona más fuerte."

miércoles, 24 de mayo de 2017

Tres años después

Tres añazos limpia!

Ha pasado mucho tiempo desde que no escribo, pero de un tiempo a esta parte siento la necesidad de contaros como va todo. Podría decirse que bien, y me sentiría mal diciendoos lo contrario, pero como siempre, seré realista.

Quizás muchos de los que me preguntáis cada semana si estoy bien o si al enfermedad ha vuelto, os guste leer esta entrada. O quizás los que estéis pasando ahora por lo que yo pasé, no os guste tanto.

Terminé la quimio en mayo de 2014. Ahora, a un suspiro de terminar la carrera, trabajando en una tienda de ropa,  cantando en una orquesta y en un musical.

Tengo una vida normal, disfrutando como nunca de mi chico, de mi familia y de mis amigos.

Pero, ¿Cómo está mi cuerpo tres años después?

No son pocas las secuelas que o bien el cáncer, o bien los tratamientos me han dejado. Me gustaría deciros que estoy perfecta, que soy una persona sana, pero no es el caso exactamente.

Mis defensas no han vuelto a ser las mismas, no consiguen estabilizarse tres años después. Tengo problemas bastante desagradables en la piel y en los ojos. Picores, hinchazón, quemazón...
Perdí audición y vista, los huesos me duelen cada día y mi cuerpo no ha vuelto a ser el mismo. Dos meses bien, uno mal, y así han pasado tres años ya.

Siempre que me enchufaban al venenito curativo pensaba que en poco tiempo estaría perfecta y nunca más volvería a encontrarme mal. Pero no todo es como pensamos...

Doy gracias a la vida por no tener cáncer, por no tener ninguna enfermedad grave. Por poder hacer lo que me gusta y por poder disfrutar de todos mis seres queridos. Aunque a veces pierda un poco la paciencia, empiezo a asumir que mi vida será así, que los achaques nunca se irán y que tendré que convivir con ellos.

Pero, pese a todo soy inmensamente feliz.

Gracias a todos los que seguís leyendome.

TRES AÑOS Y SUMANDO :)


jueves, 20 de octubre de 2016

Estoy viva.

Si. Después de todos los anónimos que he recibido preguntandome si estoy bien, si sigo viva o directamente me preguntan si he muerto (literal, el último comentario es: te moriste???) he decidido hacer esta pequeña entrada para todos aquellos que tengan alguna duda.

ESTOY VIVA! No tan vital y sana como me gustaría con 23 años pero celebrando la vida, sea como sea. No hay novedades con respecto al bichito, y espero que no las haya nunca más.

Si las hay, escribiré. Si no las hay, dejo constancia de que estoy viva para que no haya lugar a dudas; es decir, si no escribo desde hace mucho no quiere decir que me haya pasado algo malo. Quiere decir que ESTOY BIEN :)

Animo desde aquí a que cualquiera que pase por este blog con alguna historia que contarme, mi correo es meritayatusabes@gmail.com. Siempre estoy dispuesta a contaros mi experiencia y a intentar que si estáis pasando por esto os sintais identificados con alguien. Tres años después sigo contestando correos y compartiendo experiencias. No dudéis en escribirme y os contestaré encantada!

Un beso a todos, y gracias por seguir leyendome.

♡♡♡

martes, 2 de febrero de 2016

¡POR FIN!

Ya han pasado tres meses desde que escribí la última entrada ¡y como ha cambiado todo!

Ahora estoy, por fin, BIEN. Por fin, el día 3 de Diciembre me quitaron la vesícula, y con ella todos mis dolores, mis mareos y mi malestar continuo. Me sacaron unas piedras enormes, como ceitunas.
Ahora me siento bien, no corro la maratón, sigo con algunos problemillas y me canso mucho todos los días pero es que no paro... por fin vida normal.

Paso las revisiones con nota, mis análisis son perfectos y cuido mucho mi alimentación. Desde el día 1 de enero soy vegetariana, y me siento muy bien. Creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida aunque no sea fácil.

¿Más novedades? Actúo en un musical, me he hecho un tatuaje, estoy feliz, y buscando trabajo para compaginarlo con la universidad. Tengo 23 años y ya va siendo hora de espabilar! Jajajaja

Escribo poco, y muchos me pedis entradas nuevas en los correos que me enviáis. Así que os pido que si alguien pasa por aquí y le gustaría que contase algo en concreto sobre la quimio o sobre mi linfoma o algo relacionado con el tema que me lo diga y lo haré encantada. Este blog me llena de orgullo, y cada e-mail aún mas. Muchísimas gracias a todos los que me escribís :)

Espero que todo vaya bien, y los que llegáis aquí buscando consuelo, apoyo o consejo, aquí estoy para lo que necesiteis. Os recomiendo también que si os han diagnosticado un linfoma entréis en el grupo LINFOMAS ESPAÑA en Facebook. Todos y cada uno de los miembros son maravillosos, y nos ayudamos unos a otros con nuestras experiencias.

Gracias por leerme, por pasar por aquí y sobre todo, por seguir luchando. La vida es demasiado corta como para tirar la toalla.


♡♡♡

martes, 10 de noviembre de 2015

Volver a ser yo.

¡QUINTA REVISIÓN SUPERADA!


Después de muchos meses, vuelvo, sobre todo, para dar señales de vida. Me da mucha pena avandonar el blog pero el protagonista ("El Bichito de Mery") se ha ido y espero que para siempre.

Esta entrada va a ser una auto-terapia, últimamente me hace falta, no paso por mi mejor momento anímico. Y quizás mis amigos psicólogos (♡) tengan razón... quizás debería haber solicitado apoyo psicológico durante el tratamiento, ya que, aunque yo estaba muy animada y en principio no me hacía falta, lo que me pasó fue algo demasiado fuerte y demasiado grande para sobrellevar sin ayuda y no sufrir después las consecuencias.

Llevo un tiempo desanimada. Os preguntaréis por qué, si estoy limpia y paso mis revisiones... pero como ya he dicho muchas veces, la quimio me ha intoxicado de una forma exagerada para mi edad. Me ha dejado "medio sorda", con problemas de visión, de estómago, con desajustes de temperatura, sensaciones extrañas e incluso podría decir que me ha vuelto un poquito más "loca" de lo que antes ya estaba.

En ningun momento fui consciente de que la quimioterapia no acaba cuando te dicen que ya no tienes cáncer. Terminé mi tratamiento el día 7 de mayo de 2014 y aun sigo con secuelas. Y todo esto se junta a la operación de vesícula que tengo programada (en principio) para este mes de noviembre.

El especialista de digestivo ha pensado que quitar una vesícula llena (LLENÍSIMA) de piedras puede suponer dos cosas: o bien que quitándome la vesícula todos mis problemas estomacales terminen, o que quitándomela puedan estudiar mis dolores de estómago sin confundir un cólico biliar con algo más grave o de otra naturaleza.
Estoy muy cansada de vivir con un dolor constante en mi tripa, de no poder ir a clase todos los días, de ir todas las semanas al hospital como si fuese una persona enferma... ya llevo cinco largos años de mi vida (desde los 18 años) sufriendo problemas de estómago que curiosamente se aliviaron cuando terminé la quimio y meses después volvieron a aparecer.
Pero quiero salir de este bucle de quejas, de sufrimiento y de automachaque. Si pude con un CÁNCER, ¿como no voy a poder con esto? Quiero volver a ser la persona fuerte que fui.

Me motivé con el propósito de bajar de peso, ya he bajado 8 kilos desde la última entrada que escribí. Ahora mi nueva meta es volver a ser yo.


Gracias a los que siempre estáis ahí, a los que me comprendeis y me apoyais esté como esté. GRACIAS!
♡♡♡


lunes, 25 de mayo de 2015

Mi meta superficial.

Estoy feliz. Feliz simplemente por no tener cáncer.

Ya he pasado mi cuarta revisión: Estoy limpia! :) sin rastro del bicho. Qué felicidad!!!

Hace un año que acabé la quimio, y ese día me sentí tremendamente feliz, pero me equivoqué un poco en mis planes de futuro próximo. Pensaba que acabada la quimio todo iría cuesta arriba, que los síntomas y los efectos secundarios desaparecerían, pero no. Me dijeron que en un año mi cuerpo se habría recuperado, pero tampoco. Se ha recuperado de lo que se podía recuperar, claro. El pelo volvió a crecer como es natural, más fuerte si cabe, y a velocidad supersónica. Las uñas de mis piececitos fueron mejorando poco a poco pero aun después de un año duelen y siguen feas. 

Pero la quimio ha dejado más de un rastro irreparable en mi cuerpo... me han diagnosticado una insuficiencia venosa crónica que me está dando la lata, he perdido visión (ahora llevo gafas, y sin ellas voy un poco topo por la vida, no reconozco caras de lejos) y también audición (18% de pérdida en el oído derecho). Pero esto no me preocupa, son cosas sin importancia de momento, que le pueden pasar a cualquiera al que no le hayan dado quimioterapia, aunque a mi haya sido ésta la que me lo ha provocado. Simplemente dejo constancia de ello para que sepáis todos que la quimio no acaba cuando te dan la última bolsa de veneno curativo. La quimio, como ya he dicho muchas veces, a parte de curar destroza un poquito el cuerpo, y a unas personas las afecta más que a otras. Hay personas que con esta misma quimioterapia que me han dado a mi, no tienen ningún tipo de secuela. ¡QUÉ SUERTE! :)

En esta entrada también quería hablaros de algo bastante superficial, pero que cuando dejas de estar enferma vuelve a preocuparte. Muchas son las personas que van a empezar la quimio siguen escribiéndome correos, y últimamente he decidido también advertirles de esto: CUIDADO CON EL PESO.

Toda la vida yo había tenido la imagen de que todas las personas que tenían cáncer y que recibían quimioterapia se quedaban muy delgados. 

Desde hace bastantes años, a parte de la quimioterapia también ponen lo que llaman "pre-medicación" para evitar sobre todo las ganas de vomitar los días posteriores al tratamiento. Tanto la quimio como la pre-medicación llevan grandes cantidades de corticoides, y el doctor puede decidir subir los corticoides de la pre-medicación para intentar acabar con los vómitos y que la salud del paciente no corra aún más peligro. 

Los corticoides hinchan muchísimo, y a mi en particular me daban muchísima hambre, además de cambios de humor y pelusilla en la cara.

Entre todas las medicaciones y además los regalitos que me traían tan ricos tanto amigos como familiares, engordé más de 15 kilos. Cuando estás enfermo, esto no te preocupa demasiado, al menos a mi me dio bastante igual, yo me sentía feliz cuando acababan las náuseas, me entraba el hambre, y mi padre me traía Donuts de chocolate. Y ahora me arrepiento de haberme pasado tanto...

Me está costando bastante bajar estos kilos, ha pasado un año desde que terminé y siguen sobrandome 10 kilos (me gusta demasiado comer guarrerías, qué le voy a hacer...) Pero ahora tengo que trabajar, apechugar, matarme a hacer ejercicio (cosa que no he hecho nunca), volverme activa, comer sano y dejarme de tonterías. Que para conseguir algo solo tengo que ir a por ello... y aunque suene muy superficial, es mi nueva meta. QUERER ES PODER.

Que feliz me siento de no tener cáncer y de poder permitirme el lujo de preocuparme por esta sarta de tonterías. 
Siento haber estado tan desconectada, ¡los exámenes y la normalidad agotan!




-Gracias a los que seguís ahí.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Jornadas Universitarias #donamédula

Vamos a hacer cosas que realmente merezcan la pena!!! Que no nos mueva solo la diversión y los planazos, los voluntariados son muy importantes y además gratificantes. Mucha gente no tiene ni idea de como se dona médula, de lo importante que es, y de la cantidad de gente en el mundo que necesita un donante compatible. 

El día 25 de marzo vamos a llevar el mensaje de "Unidos por la Médula" a todas las Universidades de España. Yo estaré en Guadalajara, en mi facultad (Magisterio) y también en la Multidepartamental por la tarde. Todavía quien se anime puede ayudarme a difundir el mensaje.
Quien tenga un ratito de 10 de la mañana a 8 de la tarde, puede acercarse a informarse o a repartir folletos informativos conmigo. Ya somos 8 voluntarios, pero necesitamos más gente para cubrir todos los horarios!!


Después de esta pequeña nota informativa quiero contaros un poquito como estoy ahora. Dijeron que la quimioterapia te quema por dentro, pero que más o menos en un año el cuerpo se recupera.

Yo debo ser más floja que la media, porque aún no me he recuperado. Si, he tenido y tengo rachas muy buenas en las que no me siento mal y me siento viva y saludable. Pero son más los momentos de malestar, de dolores por aquí y por allá. De médicos, de pruebas...

Ya he pasado por el cardiólogo, y ahora me está viendo el otorrino, volviendo a las ecografías de cuello y las radiografías y demás pruebas aburridísimas. Además el otorrino encontró algo extraño en la amígdala palatina (organo linfoide) que hay que observar y eso a mi por lo menos no me suena muy bien... pero hay que ser postivo, seguro que son restos de vegetaciones y nada más.
Empiezo a asumir como será mi vida a partir de ahora... cualquier tontería puede ser sospechosa, por cualquier malestar me mandan a especialistas y por unos simples ganglios un poco inflamados puede parecer que se cae el mundo encima.


Esto es así... cuando creo que estoy perfecta llega algo que me nubla un poco el cielo, pero ya sabéis que yo tengo poderes mágicos para ver el sol :) pase lo que pase, y aunque haya momentos en los que pierdo la paciencia, se que todo esto algún día será una etapa terminada. Todavía quedan 9 añitos de revisiones como mínimo, pero es lo que toca (Recordatorio: un día más es un día menos). Aunque estoy en una etapa un poco quejica, sigo siendo consicente de lo que he pasado y superado, y sigo feliz por estar viva y por esta segunda oportunidad! 

Por eso se que no tengo derecho a quejarme, se que muchas personas lo pasan mucho peor que yo, ya que siguen en la lucha y recibiendo duros tratamientos. Desde aquí les mando todo mi ánimo. 

 Gracias por las más de 70.000 visitas. No me olvido de vosotros!! Mil gracias por leerme y seguir conmigo.

♡♡♡

lunes, 2 de marzo de 2015

Para los anónimos.

Esta entrada va dedicada a los anónimos malintencionados. Esta será la última vez que os nombre aquí.

Voy a empezar la historia por el principio. Desde que abrí este blog he recibido muchos mensajes. Cuando estaba enferma y pasaba por los tratamientos, todo eran mensajes de apoyo y de ánimo. Gracias a todos y cada uno de esos mensajes, porque me hacían muy feliz, eran una terapia para mi. Familiares, amigos y gente desconocida comentaban mi blog a diario para darme fuerza.

Cuando me curé, empezaron los primeros comentarios anónimos malintencionados. empezaron a publicar cosas en mi blog que no me gustaban nada. No me afectaban demasiado pero hacían que mi familia y mis amigos e incluso gente que no conozco se enzarzaran en discusiones que no tenían razón de ser. Esos comentarios me recomendaban que no bajara guardia y jamás cantase victoria, que nunca iba a estar a salvo del cáncer y que mi tipo de cáncer puede volver en cualquier momento. Cada vez que publicaba lo feliz que estaba, siempre había algún anónimo intentando reducir esa felicidad. Y mi ejercito de defensores, como siempre, sacando la cara por mi.

Es verdad que si expongo mi vida tengo que atenerme a las consecuencias y lidiar con este tipo de gente. De eso soy consciente. Pero puedo gestionar vuestros comentarios de la forma que yo estime oportuna, porque es mi espacio, mi blog.

Que no bajara la guardia, decían. ¿De verdad creían esos primeros anónimos que yo no era consciente de eso? ¿De que puedo recaer en cualquier momento y que todo vuelva a girar en torno a tratamientos y médicos? 

Creo, sinceramente que no entendían mi actitud ante la enfermedad y ante la curación. Intentaban advertirme pero sin tacto, y en ocasiones interrumpiendo (aunque fuera una pizca) una felicidad plena, que solo he sentido en esos momentos. Pero todos esos primeros comentarios en realidad los respeto. Respeto opiniones, pero cuando comenzaron a ser ofensivos de verdad, los borraba en el momento que se publicaban, y después, siguiendo el consejo de una buena amiga que tiene mucha experiencia en temas de blogs, decidí moderar los comentarios. Y no me arrepiento de haberlo hecho, es mi blog, y publicaré lo que a mi me plazca. Primero leo el comentario, si me parece apropiado lo publico, y si creo que va a producir discusiones o enfrentamientos lo borro. 

Los comentarios que critican mis selfies, me producen hasta gracia en un primer momento. Me encanta hacerme fotos, sobre todo cuando me siento bien y estoy contenta. Puede parecer que me creo guapa o que lo único que me interesa en lucir palmito y poner (como me han dicho en alguna ocasión) cara de tontorrona. Pero la gente que me conoce sabe que no es así. Es un tema tan banal que ni le doy importancia. No podemos gustar a todo el mundo, pero cuando me llaman fea o creída, no voy a publicar el comentario porque ni es apropiado, ni sirve para nada, NI ME DA A MI LA GANA. Me parece algo tan frívolo criticar el aspecto físico de una persona en un blog en el que cuento mi lucha contra una enfermedad como es el cáncer... no entiendo nada. Luego lo pienso y no lo entiendo. No entiendo qué motivos llevan a alguien a escribir cosas como estas a personas que no conoces de nada (al menos eso pienso, mi teoría es que es alguien desconocido, pero quién sabe).

Además, a raíz de un comentario que puse en otro blog, se han abalanzado sobre mi unos cuantos anónimos más. A ellos les digo que mi intención en el blog de Olga no fue promocionarme (ni siquiera puse el enlace), creo que no me hace falta promoción de ningún tipo, no me gano la vida con el blog, ni saco ningún partido de él. Escribí este comentario:


"Olga, mi caso no es como el tuyo ni mucho menos, pero mi blog (el bichito de Mery) también se convirtió en un lugar donde gente que no tiene nada que hacer con su vida pretende hacer daño y desea el mal ajeno, o simplemente intentan hacer que te hundas. No se de donde salen estas personas, no se cual es su propósito exacto...

Al ser anónimos no sabemos si son gente a la que conocemos o gente desconocida. Se escudan en un nombre falso, pero estoy segura de que no son capaces de decir todas esas barbaridades dando la cara.

Te admiro muchísimo, yo se lo que es tener cáncer, y aunque lo he superado me pongo en tu situación. Mi situación al principio no era buena, y todo se dió la vuelta y al final pude superarlo. Se que no es lo mismo, no pretendo comparar tu cáncer con el que yo tuve, pero entiendo muy bien tu actitud, vivir con esperanza y con sueños nos hace felices, y lo importante es ser feliz. Estoy segura de que has llorado por tu situación y que en los días malos tendrás pensamientos más negativos, pero si el 90% del tiempo eres positiva... a quien haces daño siendo así? A NADIE!!

Sigue siendo positiva, sigue brillando, y sobre todo sigue teniendo esperanza. Nunca se sabe hasta donde puede llegar la investigación, y no vamos a dejar de pelear, a que no?

Mi consejo es que moderes los comentarios. Solo los verás tú, puede que algunos te hieran, pero solo te hieren a ti. Yo los moderé (antes de publicarse el comentario hay que aprobarlo) porque me dolía ver como mi familia y mis amigos entraban al trapo con gente absurda que no merece ni una simple respuesta. No indica cobardía o al menos eso pienso yo. Lo hice para no convertir mi blog en un debate lleno de insultos y discusiones.

Espero que todo vaya bien, y que sigas desprendiendo vida y amor, de verdad que eres un sol. Gracias Olga, transmites todo lo positivo que hay en el mundo.
Un beso muy fuerte!" 


A esta chica la estaban criticando por vivir la vida y ser positiva teniendo un cáncer de mama metastásico. Simplemente quise darla ánimos y me encontré con críticas de personas que, a lo mejor, hasta ya habían puesto comentarios negativos en mi blog antes. Me acusaban de querer protagonismo, pero sobre todo de tener un blog aburrido y sin contenido. Y aquí quería yo llegar.

¿UN BLOG SIN CONTENIDO? ¿Cuándo dejó de ser interesante? ¿Cuando superé el cáncer y dejé de provocar morbo y pena? Se que ya no son entradas útiles, ya no doy consejos, ya no cuento una historia interesante. Pero siento que debo dar señales de vida de vez en cuando, para mis seguidores, para las personas que me preguntan como estoy, y para todos los que sin conocerme me han cogido cariño y quieren saber mi estado actual.  

Mi blog aburre según dicen esos anónimos. Pues, como ya he dicho en muchas ocasiones, si les aburro QUE NO ME LEAN. Si buscan una historia de la que sentir compasión, si buscan el morbo de que una pobre chica de 20 años tenga cáncer, aquí ya no lo van a encontrar. Encontrarán entradas aburridas en las que cuento cosas sin importancia, como la donación de médula o lo que se siente meses después de recibir quimioterapia, o lo feliz que me siento por levantarme cada mañana. Espero seguir teniendo un blog aburrido y sin contenido, porque si se vuelve interesante quiere decir que tengo una recaída, y espero no tenerla nunca.

Creo, sinceramente, que no me merezco comentarios así en un blog como este. Yo abrí mi corazón y mi vida para ayudar a personas que buscasen un lugar donde descubrir que el cáncer se puede llevar con una sonrisa. Pero hay un personaje, o varios, que se empeñan en intentar hundirme, con comentarios cada vez más duros. 

No debería dar tantas explicaciones a gente que ni las ha pedido ni las merece, pero quiero zanjar este tema. No cabéis en mi blog, comentarios negativos. La gente que se esconde para criticar, no cabe aquí. Por este es un pedacito de mi corazón que abro para contar una experiencia dura, para que sirva de ayuda, y para seguir en contacto con todo aquel que quiera contarme su experiencia o buscar consejo, pero no para que personas sin vida propia se dediquen a descargar sus frustraciones atacándome. Lo siento, pero aquí no cabéis.